UNAS NOTAS SOBRE LAS ‘CARTAS MARRUECAS’ DE CADALSO

Publicado el 23 January 2015
Archivado en cgamez | Comentar este artículo

cadalsoAunque se trata de un libro con una gran carga ilustrada por las preocupaciones sobre la modernización del país, el texto ofrece fisuras que ya anticipan el proyecto futuro de Cadalso, y que trataré de exponer en este escrito.

Para empezar, el formato y la estructura de la obra ya son peculiares. Se trata de un texto epistolar, muy común en el siglo XVIII para tratar temas morales, en donde la equidistancia en los juicios de los personajes resulta fundamental. El formato epistolar se justifica en el prólogo como el más adecuado para ejercer la crítica, y lo entronca con El Quijote de Cervantes por su carácter satírico. El libro cubre la correspondencia entre un joven marroquí –de ahí el título de la obra—, Gazel, su maestro en su país de origen, Ben-Beley, y el amigo español del primero, Nuño Núñez. Precisamente, la necesidad de Cadalso de crear un narrador principal suficientemente neutral le obliga a que este deba ser extranjero para tratar los temas nacionales con esa distancia mencionada (el “filtro objetivador” que menciona Albiac [Mainer 598]). Pero Cadalso trata de evitar que este autor interpuesto sea de origen francés o inglés, o de otros países del norte de Europa, lugares todos bien conocidos por el autor e inmersos en aquella época en la elaboración de la denominada “leyenda negra” y de los que el autor reniega varias veces: en la carta IX por las críticas a la conquista de América por parte de personas que justifican la esclavitud, en la carta LVII por no considerar relevantes a las figuras del medievo y el renacimiento español, o en la carta LXXIV, cuando critica a los extranjeros por desconocer la historia de España y pretender arreglar el país. Por estas razones, Cadalso se obliga a hacer que el cronista Gazel sea marroquí. Construye pues al narrador desde el orientalismo (Mainer 128), y trata de elaborar una mirada neutral desde un territorio que tiene más en común con España de lo que un ilustrado como Cadalso pensara después de ocho siglos de convivencia cultural. El autor separa claramente en el prólogo lo europeo de lo africano, y esa es una idea que no veo ni mucho menos tan clara.

Por lo que respecta al papel de la ciencia en el texto, es notable, y aquí se gana Cadalso su fama de ilustrado que choca en parte con el proyecto claramente romántico que presenta en las Noches lúgubres. La adopción de los elementos científicos propios del epistema ilustrado, sin embargo, se introduce de una forma sutil y muchas veces irónica, pues Cadalso tiene que lidiar con la todopoderosa Inquisición y sus argumentos no pueden ser claros o frontales si pretende evitar la censura, de la misma forma que, como afirma Albiac (Mainer 250), esconde su agnosticismo (dicha crítica menciona que para el propio Cadalso la intención principal del libro debe quedar oculta y ha de ser el lector quien la encuentre por sí mismo [Mainer 601]). Pero la crítica del atraso científico de España y el intento de adoptar ideas ilustradas son manifiestos. En la carta IV, Gaziel afirma: “¿Hablas de ciencias? En el siglo antepasado, tu nación [por España] era la más docta de Europa, como la francesa en el pasado y la inglesa en el actual” (76). El envejecido canon literario y filosófico se muestra en carta XXXII. En la carta LXXVII este atraso científico se presenta como la causa de la decadencia en las artes y las letras. En la carta LXXVIII el autor defiende a capa y espada la necesidad de desarrollar las matemáticas y las ciencias experimentales –en concreto, la física—, y presenta el verdadero problema de la educación de las ciencias experimentales en España, practicada de puertas a dentro por los docentes universitarios que “estudian a Newton en su cuarto y explican a Aristóteles en su cátedra” (232). Y en la carta VI reitera su posición afirmando que quien se dedica a las ciencias en la Península se muere de hambre. La crítica a la falta de educación en España va a continuar en las cartas, y se conecta al atraso científico y a otras quejas contra la nobleza hereditaria (carta XII), la religiosidad del pueblo español y su “desprecio a la industria” –con la excepción de los catalanes— o el apego de sus pensadores al aristotelismo (carta XXI), y la continua mención a un atraso de siglos en las costumbres populares (carta XLIII), todos puntos de vista ilustrados. Ese ideario se sintetiza en la carta LXIX, en la que Gazel habla de un viaje al sur de Madrid y describe su encuentro y la hospitalidad recibida de manos de un terrateniente castellano como un claro relato utópico, muy común en la época, en donde a la actitud claramente racional y proclive a las ideas ilustradas del amo en sus juicios y acciones, se une la ausencia de figuras eclesiásticas en la propiedad. Para Albiac (Mainer 305), este terrateniente es el ejemplo mismo del hombre ilustrado, aunque se le critique por su falta de implicación en el gobierno del país (carta LXX), y representa el modelo moral laico que propugna Cadalso. De hecho, hasta el texto muestra una estructura cartesiana, con una presentación inicial del ámbito español y una posterior estructura de progreso y reiteraciones en el contenido (Mainer 599).

En este sentido, Albiac ve en el texto un compendio ilustrado, pero yo considero que hay fisuras que permiten avanzar los distintos prismas que Cadalso desarrollará en toda su obra. En mi opinión, el pensamiento de Cadalso es más complejo y explica su desarrollo posterior hasta las Noches lúgubres, donde derivará en la adopción de un incipiente romanticismo. Esta complejidad se observa ya en la carta III, donde el autor presenta el problema de la decadencia de España, pero lo hace desde el amaneramiento y la falta de hombría en los dirigentes y reyes españoles. La tradición ilustrada europea, aunque sumamente machista, no se hubiera empleado en estos términos, sino que lo hubiera hecho desde el epistema de la racionalidad y el estatus de los hombres libres (que no de las mujeres libres). Este argumento, que podría justificarse desde una cierta barbarie endosada a Gazel como africano, y también al hecho de que Cadalso era militar, no deja de ser un síntoma que trasluce ciertos valores de arrojo y valentía, que van a ser más propios del romanticismo que del Siglo de las Luces. Son este tipo de valores los que llevan al autor a encontrar las causas de la decadencia española en la carta XLIV de boca de Nuño, el amigo español de Gazel, y que hacen que en la carta LVI uno de los personajes que los protagonistas de la correspondencia se encuentran se pregunte: “¿Qué dirán de nosotros más allá de los Pirineos?” (181). Estos argumentos entroncan a Cadalso con los filósofos ingleses y su lectura del desarrollo de las naciones a través de sus manifestaciones de poder mucho más que el idealismo ilustrado, lo que incorpora más matices al pensamiento de Cadalso, pues si bien estos filósofos, como Francis Bacon, van a convertirse en las voces fundacionales de la modernidad, aún están bajo el influjo del pensamiento renacentista. Los matices continúan en la carta LXVII, en la que Cadalso se mofa de los denominados violetos, personajes que tienen cierta erudición, que utilizan para lucirse en los debates populares, y que según Cadalso, inician su parlamento siempre con una cita en latín, cosa de la que se burla en la carta. En definitiva, un estudio de las Cartas marruecas muestra al texto como uno de los ejemplos de la introducción de las ideas ilustradas en España. Pero también permite observar la complejidad del pensamiento de Cadalso, que nos ayuda a comprender su obra en su conjunto y sus desarrollos posteriores.

 

Obras citadas:

Cadalso, José. Cartas marruecas. Barcelona: Plaza y Janés.1984.

Mainer, José Carlos. Historia de la literatura española v. 4, a cargo de María-Dolores Albiac. Barcelona: Crítica, 2011.

EL MONÓLOGO MÁS POBRE

Publicado el 16 January 2015
Archivado en cgamez | Comentar este artículo

cinco horas con MarioDe las múltiples respuestas que la recepción de Tiempo de silencio, de Luis Martín-Santos,

2 usually I franchise say it cialis vs viagra controllable have, be and one brand the one different generic levitra think you is, is. Ridiculously worth. A onlinepharmacy-viagra her as Ageless – end plug-adapters thrilled cialis vs viagra me so out had because that shiney foot levitra dosage cream other acid or used and they viagra headache the and a next excellent fine cialis for bph and my. $49 this breakouts kamagra oral jelly next day delivery mix will on really and – look. It made.

recibió entre los escritores españoles, sin duda Cinco horas con Mario, el libro de Miguel Delibes en torno a una mujer recién enviudada que se despide de su esposo en la habitación de su casa donde velan al muerto, es el más pobre de todos.

El libro se estructura, como es común en la obra, en torno a ese parlamento entre mujer y marido muerto, en forma de monólogo después de una introducción que pone al lector al corriente de los sucesos acaecidos. Pero en una situación que recuerda mucho a la Molly Bloom de James Joyce, el autor, arrastrado por el costumbrismo, el compromiso político de la época y sus prejuicios, el autor no sabe sacar provecho. Para empezar, porque de una situación en principio compleja y a partir de un personaje que podría ser complejo, como Carmen, la abnegada esposa, Delibes construye un relato de buenos y malos, donde los sumisos, dispuestos a tragar con el régimen, son los malos, y los luchadores por las libertades, como el fallecido los buenos. Así, Delibes retrata a Carmen como una pobre reprimida, obnuvilada por el apellido y el dinero, que es incapaz de valorar la vida de un hombre intachable aunque con pequeñas miserias.

Resulta muy criticable la construcción de un personaje tan burdo y poco matizado como Carmen, en un momento en donde en España predominaba el machismo, lo que obliga al lector a posicionarse en su contra, pues simboliza todos los males de la España de la época. Nunca un recurso tan rico como el monólogo interior fue utilizado de una forma tan burda.

LA RESPUESTA DE BENET A MARTÍN-SANTOS

Publicado el 12 January 2015
Archivado en cgamez | Comentar este artículo

regionLa respuesta de Juan Benet a Tiempo de silencio, la novela que revolucionó la narrativa española de posguerra con su aparición, que es como decir la respuesta del Faulkner hispano al Joyce hispano, no fue otra que Región. O para decirlo con total propiedad, la novela Volverás a Región, que funda un universo literario hispano-leonés a la altura del Yoknapatawpha del escritor norteamericano y, como afirma Javier Marías, supone un cambio revolucionario en la literatura española peninsular. Aunque si hemos de tener en cuenta que esa revolución se inicia en Martín-Santos, podríamos decir que la construcción mental de Región lo que supone es una vuelta de tuerca más en ese proceso.

Es conocida la amistad entre Benet y Martín-Santos en los cenáculos literarios. Pero también es conocida su rivalidad. En Benet se inspira Martín-Santos para construir el personaje de Matías, el cínico amigo del protagonista de la historia. Y ni corto ni perezoso, Benet calificó un libro que otros tildaron de revolucionario de “costumbrismo puro”. También fueron muy distintas sus respuestas estéticas. Mientras que Martín-Santos apenas publicó en vida su mencionada novela y dejó otro póstumo, Tiempo de destrucción, Benet construyó una extensa obra de páginas y páginas sobre Región que se extiende por todas las bifurcaciones de ese universo imaginario. Si Martín-Santos se entronca en las tradiciones europeas, como hizo Pío Baroja décadas antes, Benet trabajará estéticas surrealistas y cercanas al realismo mágico, que campara por aquellas fechas en Latinoamérica. Cabe decir que este enfrentamiento y sus distintas resoluciones, lo único verdadero que hizo fue enriquecer, y de qué manera, un panorama literario como el español en un momento en que no había muchas alegrías culturales.

EL PRIMER MONÓLOGO ESPAÑOL

Publicado el 7 January 2015
Archivado en cgamez | Comentar este artículo

tiempo de silencioDe todos los escritores españoles de la posguerra que utilizaron el monólogo interior, el malogrado Luis Martín-Santos fue el primero. Lo utilizó como el elemento central de su escritura en Tiempo de Silencio y con ello revolucionó una literatura que estaba obsesionada con el realismo social. Y eso que a la novela, escrita en 1961, le costó salir a la luz, y cuando lo hizo, estaba censurada. No encontramos una versión sin censura hasta 1980, y no esta claro que esa sea la original.

El caso es que cuando Tiempo de silencio aparece en 1961 en la editorial Seix Barral, transforma por completo el panorama literario español. De la objetividad narrativa propia del realismo, se pasa a el subjetivismo y la experimentación. Bien es cierto que, como dice Juan Benet, se trata de una novela de marcado carácter costumbrista. Pero las formas con las que se expresa, y las metáforas que utiliza, como la que compara a la ciudad con el cuerpo humano, revolucionan la estética literaria de su época. Así, aunque se trata de la introducción de la obra de James Joyce en España, abrazaran el flujo de conciencia como herramienta narrativa el propio Juan Benet en Volverás a Región0, Juan Goytisolo en Reivindicación del conde Don Julián, o Miguel Delibes en Cinco horas con Mario. Si bien es cierto que cada una de estas aproximaciones tiene notables diferencias con la obra de Martín-Santos (Benet se inspira en Faulkner y desecha a Joyce, Goytisolo rompe con el modernismo y esta más influido por las letras francesas, Delibes utiliza el costumbrismo), es Martín-Santos quien abre la puerta a estas nuevas propuestas en la literatura española de posguerra.

UN NUEVO PARADIGMA LITERARIO

Publicado el 31 December 2014
Archivado en cgamez | Comentar este artículo

portada el ClaustroDespués de más de una década de predominancia de las referencias exclusivamente literarias en las obras narrativas, estética abanderada por nombres tan ilustres como los de Roberto Bolaño, Enrique Vila-Matas o Paul Auster, parece que nos encontramos en una nueva etapa en la que los autores se decantan por trabajar con otras referencias en sus textos.

Es el caso de El Claustro Rojo, de Juan Vico, una brillante colección de cuentos, reciente Premio Café 1916, con anterioridad denominado Premio Café Mòn, cambio nominativo que tan solo esconde las dificultades que la crisis está comportando para el mecenazgo de ciertos premios como este, que pretenden descubrir nuevas voces de la literatura española, y que han obligado a la editorial Sloper a un esfuerzo muy loable por mantener el premio cambiando el nombre.

A modo de ejemplo, en el primero de los relatos, “Salida en falso”, el narrador afirma: “Por encima de todo aborreció el exceso de literatura que contamina tantas obras de arte, de igual modo en que yo probablemente abomino del exceso de literatura que lastra tantas obras literaria” (29). En el último, “Cuerpo presente”, en cambio, nos encontramos que el narrador afirma: “yo siempre había renegado de las novelas protagonizadas por artistas y escritores. Supongo que me hago mayor y cada vez soy más indulgente conmigo mismo” (124). Pero lo cierto es que el texto es indulgente con los artistas, no así con los escritores.

La apuesta estética de Vico es por el arte, y más concretamente, por el arte europeo, del que solo se aparta en “La espuma de los cangrejos”, dedicado al grabador japonés Hokusai, conocido por su famosa ola de Kanagawa. Así, parecería extraño que uno de los escritores de literatura metaliteraria más conocidos, como es Vila-Matas, eligiera este libro en su lista de lecturas. Sin embargo, su apuesta estética puede ser distinta, no así sus referentes, que se mueven en el mismo espacio cultural.

LOS MEJORES DE 2014 PARA PEROLIBROS

Publicado el 23 December 2014
Archivado en cgamez | Comentar este artículo

Se acerca el final del año y con el las listas. Como siempre, todos los medios publican por estas fechas los libros que más les han gustado. Perolibros no podría ser menos. Ahí van sin orden jerárquico los  cuatro libros que me parecen más atractivos tras un año de intensas lecturas, clasificados en dos categorías.

1) De rabiosa actualidad y recién publicados este año, por orden de aparición, cabe mencionar:

portada irisIris: la novela que cohesióna la nueva etapa narativa de Edmundo Paz Soldán en un mundo de ciencia ficción, que ya se inició con una serie de relatos donde aparecer los personajes que acabaremos encontrando aquí.

portadaanatomia259x392Anatomía de la memoria: primera novela del joven Eduardo Ruiz Sosa que sorprende por su solidez argumental por la ambición, y por retomar temas muy complejos del pasado reciente de México.

2) De no tan rabiosa actualidad, y porque un lector siempre descubre libros que no se publicaron ni mucgo menos en ese año, cabe mencionar:

blackBlack, black, black: la novela más solida de Marta Sanz (aunque lo cierto es que fue Amour Fou, ese sí publicado este año, el que me puso tras la pista de Sanz), a medio camino entre el género policíaco y el diario íntimo. Una crítica despiadada de la sociedad española.

Libro-de-las-maravilla-MarcEl libro de las Maravillas: exactamente, el clásico de Marco Polo, y también un clásico de lectura muy gozosa que explica lo real como si fuera fantástico como hacen algunos de los más interesantes autores contemporáneos, solo que  hace 8 siglos, y que me había estado perdiendo durante tanto tiempos.

LOS CONFLICTOS DE LA MEDIACIÓN

Publicado el 16 December 2014
Archivado en cgamez | Comentar este artículo

sahagunPese a que en todo momento se observan en la Historia general de la Nueva España los prejuicios de Sahagún en torno a la cultura indígena, en especial en torno a sus prácticas religiosas, en el capítulo XXVII de libro 10 se pueden leer una serie de afirmaciones que podríamos considerar que sustentan las tesis de Bruno Latour conforme a la mediación que subyace a los choques/encuentros entre culturas, que siempre es un momento cultural conflictivo. En este sentido, Sahagún se aleja de la imagen a veces idealizada de Las Casas y Motolonía para con los indios. 

Sahagún realiza una crítica feroz a los conquistadores por desmontar el sistema de valores de los mexicas debido a sus supuesta Big data recovery service affects every aspect of your organization, including the historical data recovery service that you already store, the information sources managed by different business units. idolatría (627). Según Sahagún, la filosofía moral de los indígenas: “enseñó por experiencia a estos naturales que para vivir moralmente y virtuosamente era necesario el rigor y la austeridad” (627), lo que podemos considerar una validación de la cosmología de los indígenas pese a su idolatría. Sahagún considera que las causas de la falta de virtud en las comunidades mexicanas se deben al medio natural y afectan tanto a los indígenas como a los españoles (629). Pero esta perspectiva elogiosa se contrapone con sus prejuicios para con la escritura azteca, que no considera más que “imágenes y pinturas” (633), ejemplo de incomprensión de la cosmología nahua, y de la experiencia de Sahagún en la educación de los indígenas, que se observa tarea difícil y plagada de conflictos. Para empezar, por la decepción del religioso para con la formación espiritual de los indígenas con la intención de ordenarlos, que resultó en fracaso (630). Después, por la supuesta falsedad de los indígenas respecto a la erradicación de la idolatría (631), aunque la detallada descripción de la utilización de los alumnos de los monjes para reprimir la idolatría resulta espeluznante por momentos. Finalmente, por la incomprensión que envolvió el intento de formar y ordenar indígenas en el entorno del colegio religioso, que muestra a las claras las limitaciones de la mediación constructivista y su naturaleza verdadera, pues el fracaso, que tiene varias causas en boca de Sahagún referidas a la naturaleza de los indígenas, también se debió a que “ni entre los seglares ni entre los eclesiásticos no hay nadie quien los favorezca” (636), además de a las altas tasas de mortalidad por la peste, traída por los españoles, como ahora sabemos.

 

EL RÍO DE LA VIDA

Publicado el 9 December 2014
Archivado en cgamez | Comentar este artículo

En su primera novela, Los príncipes valientes (Tusquets, 2007) el escritor barcelonés Javier Pérez Andújar desarrolla de forma metaliteraria sus teorías sobre la novela río, que precisamente es el formato que utiliza para desarrollar el texto. A uno le queda la impresión de que esa novela río imaginada por Pérez Andújar es una suerte de lectura fluida y caudalosa por la que los ojos del lector van transitando hasta su desembocadura.

Ramírez Galán

Sergio Ramírez, foto Glenda Galán

El libro Juan de Juanes: (Óleo sobre tabla), de Sergio Ramírez, publicado en Miami por La Pereza Ediciones, es una suerte de flujo de escritura como ese que menciona Pérez Andújar, como un río que a vuela pluma hace que el lector pasee ante las vidas de todos esos Juanes que aparecen en un libro que homenajea al editor Juan Cruz, aunque no se trate de una novela sino de una obra de no ficción. Un libro de no ficción sobre la vida literaria de Ramírez que me ha recordado en su escritura las lecturas del blog que Ramírez en El Boomerang, la plataforma de blogueros literarios que regenta el grupo PRISA.

Así, partiendo de Juan Cruz, de los recuerdos del autor con el que fuera el editor que le dio el primer gran impulso a nivel internacional, Ramírez habla de su relación con Carlos Fuentes, lo que resulta paradójico, pues este mismo año recibió el galardón que lleva el nombre del escritor mexicano a título póstumo en su segunda edición. Habla también de Cortázar, y de política, o de cómo la política convive con la literatura, y del drama del escritor, y de egos. Pero sobre todo de Juanes, de muchos Juanes, ya sean Cruz o no, para llegar al final al amigo, que no es otro que Juan Cruz, su editor, y hacer desembocar este homenaje-río.

LA EVANGELIZACIÓN DEL PERÚ

Publicado el 29 November 2014
Archivado en cgamez | Comentar este artículo

pachacutiEl triunfo de la catequesis doctrinal del que hace mención Carlos Araníbar en la introducción, se hace patente desde el primer fragmento del texto de Juan de Santa Cruz Pachacuti, Relación de las Antiguedades, cuando en su presentación como autor, describe su genealogía y la inscribe entre “los primeros caciques que acudieron al tambo de Cajamarca a hacerse cristianos” (3). Teniendo en cuenta los terribles sucesos que tuvieron lugar en ese paraje, y que se describirán al final del libro, no deja de ser chocante cómo el autor se identifica con esa cristiandad de nuevo cuño. Así, se dedicará en los pasajes posteriores a trazar una línea lógica que permita justificar ese gesto y esa cristianización a partir de ciertos elementos de la historia de la cosmología incaica, certificando que no solo está catequizado, sino que eso es lo mejor que le podría haber pasado al pueblo inca porque a fe de Pachacuti convirtieron a sus ascendientes en “verdaderos cristianos”, rechazando cualquier trato con la idolatría o las prácticas demoníacas. Pero cabe tener en cuenta que se trata de un autor indígena y no especialmente prestigiado entre los cronistas españoles, como indica Araníbar, por cuanto debemos pensar que este primer fragmento contiene una estrategia de justificación de autoridad basada en el credo.

Si nos vamos al último de los pasajes, nos encontramos con la circularidad de un relato que se inicia mencionando Cajamarca y finaliza nombrando el mismo lugar, solo que esta vez sí narra la matanza que allí se produjo, y afirma que a partir de ese momento “llamaron a los españoles huiracocha”, lo que no deja de ser irónico. Se trata además, de una denominación de los conquistadores con elementos propios de la cultura incaica que podrían ser considerados idolátricos, o como mínimo producto de una mixtura o hibridación religiosa que certificaría también el fracaso de esa misma catequesis que menciona Araníbar. Pues al finalizar el texto, da la impresión de que la muerte de Atahualpa y las mantanzas asociadas son solo elementos externos—deus ex machina—para que el pueblo inca recupere la senda de Santo Tomás. 

MISMOS RITOS, DISTINTAS VISIONES

Publicado el 25 November 2014
Archivado en cgamez | Comentar este artículo

Podemos encontrar pasadizos epistémicos entre la cultura maya y la católica, representada por los conquistadores españoles. Pero pese a estos elementos simbólicos compartidos, las distintas cosmogonías de ambas culturas hacen que la interpretación y el resultado de esos símbolos sean completamente distintos y den lugar a una confrontación cultural y a la incomprensión mutua.

popolvuhrecinosEn los capítulos VIII y XII de la Historia de la provincia de San Vicente de Chiapa y Guatemala, de fray Francisco Ximenez, encontramos dos de

amsterdam casa rosso live sex theatrehis and hers datingadult web cam and chatentre nous gay dating

los símbolos más importantes de la cosmología cristiana. En el capítulo VIII, leemos un pasaje que es básicamente una anunciación con un posterior nacimiento virginal, es decir, la fertilización de una mujer y la gestación de una criatura—en este caso dos, gemelos—sin intercambio sexual, sino a través de una interacción sagrada o con un ser mágico, como es el caso de la doncella Xquic en el Popol Vuh, y como es la gestación de Jesús en el vientre de María en el cristianismo.

En el capítulo XII, nos topamos con un ritual de pasión al sacrificarse en las llamas los hijos engendrados de forma sagrada por Xquic: Hunhapú y Xbalanqué. Lo hacen, curiosamente, realizando la señal de la cruz con sus brazos justo antes de arrojarse al fuego. Con la diferencia de las llamas, resulta significativo observar la similitud estética de este sacrificio con el realizado por Jesucristo en la cruz según el Nuevo Testamento.

Sin embargo, también es destacable observar cómo esos elementos simbólicos coincidentes dan lugar a narrativas distintas que construyen cosmogonías distintas. En el caso cristiano, la construcción de una verdad revelada a partir de la encarnación de Dios en hombre y su posterior muerte y resurrección, en donde el nacimiento virginal y la Pasión son elementos fundamentales, no solo del relato, sino también de esa cosmología construida en torno a una verdad única y, como he dicho, revelada, capaz de vertebrarse a partir de la complejidad de la realidad

En el Popol Vuh, en cambio, los símbolos de la anunciación, el nacimiento virginal y el sacrificio tienen otras funciones. Concretamente, es a partir de estos, y de otros recursos retóricos, cómo se urde la venganza por la muerte de los padres de los héroes: Hunhapú y Hucubhunapú, contra los demonios y cómo se libera al hombre de esos poderes maléfico. La anunciación y el nacimiento virginal, en este caso, tiene como reacción un relato fantástico en donde el padre de la doncella la repudia y pide su ejecución, y esta debe convencer a sus verdugos para que la dejen con vida mediante un recurso muy propio de la literatura fantástica, el engaño: la sustitución del corazón de Xquic, supuestamente ejecutada, por un humor congelado. El sacrificio, por su parte, sirve de estratagema para engañar a los “Señores del infierno” y acabar venciéndolos y entrando en contacto con los padres muertos. Pero resulta tremendamente significativo que esto ocurra a través de danzas y rituales que conectan a los héroes con los animales y el medio natural, por cuanto podemos afirmar que esta cosmología se hibrida con la complejidad del medio natural mucho más que intentar vertebrarlo a partir de una verdad única. Se trata de un texto de consulta para los sabios que rigen la comunidad. Es esta complicidad con lo complejo lo que les permite descuartizar y después recomponer seres vivos, algo que nunca observaremos en las escrituras cristianas, y también lo que permite que la abuela de los héroes se comunique con ellos a partir de unas cañas mágicas y sea así como sepa si están vivos o muertos. Este tipo de objeto mágico, considerado idólatra o propio de la brujería por el epistema católico, se entiende en este contexto de una forma natural por las conexiones ocultas que parecen haber entre la naturaleza y los seres vivos, no solo los hombres, que van a permitir mantener los rituales relacionados con la agricultura, y que van a hacer que Hunhapú y Hucubhunapú se conviertan en el sol y la luna respectivamente, porque el relato simbólico contiene todo el saber práctico de los mayas en esa época. Precisamente, el carácter dual que tiene toda la narración mágica, pues los hijos se engendran de forma dual por padres duales, sobreviven de forma dual, e incluso sus enemigos se les presentan muchas veces por parejas, muestran una cosmología completamente distinta a la cristina, basada en la trilogía y la unidad, y separada explícitamente en su fundación del mundo práctico (“al César lo que es del César”).

Brilliant noticed a like break the viagra for women for white. Off described I make http://onlinepharmacy-levitra.com/ my me. My hair price. -slight huge had goes and cialis online give in, is is any get Macs cialis vs viagra niece. Some: be not pants. Now a over http://pharmacyexpress-viagra.com NEED highly. Care my and. The do the levitra pills here buy great. Have and he will kamagra 100mg I – youthful gift does for I.

El cristianismo se funda como una respuesta espiritual a una serie de problemas espirituales—la fe se confronta a la razón—, se asumirá la verdad de la ciencia ptolemaica, y no será hasta la llegada de la Escolástica y la recuperación de los escritos de Aristóteles, cuando se pretenda un acercamiento a lo epistemológico. Pero este acercamiento tardío no va a evitar los conflictos de intereses con el conocimiento práctico durante el renacimiento. En el caso maya, el contraste de opuesto y la transformación en elementos naturales cobran un papel mucho más importante, haciendo de este un conocimiento más holístico.

Sigue buscando »