El final

No hay caso, el detective, resuelve dormir con su pistola debajo de la almohada. Pasa una mala noche. Un hombre muy parecido al mafioso, que se alojaba frente a donde estaba el hombre que huyo, es solicitado por unos hombres. Lo llaman por el mismo nombre que el mafioso y le disparan. No hay caso, […]