LA REALIDAD DE LA FICCIÓN

Publicado el 1 April 2014
Archivado en cgamez | Salir del comentario

La lectura reciente de libros testimoniales con una evidente posición política, como los libros de Domitila Barrios o La noche de Tlatelolco, de Elena Poniatowska, me lleva a reflexionar que muchas veces, lo testimonial y el supuesto intento de aferrarse a una supuesta verdad, aleja a esas voces de la autocrítica y, sobretodo, de un rasgo distintivo de la inteligencia humana: el humor.

EL BESO DE LA MUJER ARAÑAPienso que eso es lo que de malo tiene el testimonio. Y la lectura reciente de El beso de la mujer araña, de Manuel Puig, una obra de pura ficción, me lo ha corroborado. Por primera vez he podido comprobar, no solo la necesidad de distanciarse del objeto narrado para poder ser un tanto ecuánime y autocrítico, sino la posibilidad del humor y también de interactuar con otras realidades, en este caso, la lucha revolucionario frente a los derechos de los homosexuales.

La novela es eso, el encuentro y la convivencia en la celda de una cárcel argentina entre un joven izquierdista arrestado como preso político y un homosexual acusado de corromper menores. De una convivenca compleja y difícil surge una relación difícil de explicar en tan breve espacio. En el

hot singles in nashua new hampshirefree mystical dating video chatmost up to date online mapsmall webcams

libro no encontrarán ni la verdad revolucionaria ni la verdad de la identidad sexual, sino un poco de todo, como en realidad suceden las cosas en la vida. Por eso recomiendo fervientemente la lectura de uno de mis escritores argentinos preferidos y también uno de los más olvidados. No es suficiente con ver la película. Los recursos estilísticos desarrollados por Puig en el libro son dignos de mención y, debido a las diferencias de lenguajes, distintos a los recursos cinematográficos.

Comentarios

No hay mas respuestas