Cuando el amor decide navegar

Publicado el 13 July 2011
Archivado en General | 1 comentario

Hay amores que han llamado mucho la atención. Por ejemplo, allá cerca de Macondo,
una ciudad que da al mar Caribe y donde un río es navegado por los barcos que no solo transportan mercancías y pasajeros, también historias de amores, y de epidemias que vienen bien, para que la nave siga ese rumbo tan particular.
Todo comenzó con la muerte de un buen ajedrecista y como esta nunca queda satisfecha, aquel loro fue el encargado de llamar a ese doctor que compartía su vida con una mujer que aparaba atenciones.
Fue así, que esa mujer había sido pretendida por otro hombre, un soñador que le escribía cartas y la esperaba sentado en un banco, a que ella se dignara a prestarle atención.
Aquel amor no prospero, dejando un hondo recuerdo en aquel hombre, que vago por muchos amores, esperando olvidar a su bella amante.
Fue así que, Fermina Daza, no acepto a Florentino Ariza y se quedo con el doctor Juvenal Urbino. Con él, viajaron por Europa y se dedicaron a cosechar ese amor, que contó con algunas espinas.
Mientras tanto, Florentino Ariza, emprendía su viaje por los cuerpos de otras mujeres, hasta llegar al de una jovencita, que espera todos los fines de semana, que llegará del colegio.
Entonces el loro escapó y los bomberos destrozaron la casa en busca del ave, cuando el doctor llego al hogar, quiso alcanzar a su parlanchín verde, y se hizo, con algo distinto y mas oscuro, la muerte. Esta siempre aparece en los momentos menos indicados.
Y como ella, el amor es inesperado y duradero en el alma y el corazón de nuestro protagonista, él vuelve a escribir cartas a amada. Florentino, algo más viejo, sigue los mandatos de sus sentidos y cuando casi todos van muriendo, ellos deciden emprender un viaje de aventuras por el río.
En aquel barco, que ondea la bandera del cólera, viajan los dos ancianos, acompañados por el capitán y una mujer que este recoge en la costa.
El buque navega con el amor a cuestas, que al fin, es como una epidemia, solos esos viejos, esperan la muerte, viviendo la vida, respirando ese aroma del Caribe, que tanto contamina.

Comentarios

Una respuesta para “Cuando el amor decide navegar”

  1. fatima on July 14th, 2011 19:06

    “El amor en los tiempos del cólera” lo leí con apenas 15 años. Me marcó, me hizo llorar y me deleité con una prosa delicada y algo cálida para mi mente inocente. Pero es curioso, porque a veces lo tomo en mis manos y lo acaricio como queriendo volver a disfrutar de su lectura, sin abrirlo… Qué hermosa historia, al final el que persevera…vence.
    Yo añadiría…nunca puede haber cólera cuando es el tiempo del amor.
    Un abrazo
    Fátima

No hay mas respuestas