“Divide y vencerás” un ensayo de Wesseling sobre África

Publicado el 18 April 2010
Archivado en Fátima | Salir del comentario

En la bibliografía de un artículo que publica una conocida revista de Literatura, reconozco un libro sobre África, Divide y vencerás, que leí hace poco. Su autor es Henri L. Wesseling, un experto en Historia, y lo ha publicado RBA (Barcelona, 2010).  Comprendí el significado de su presencia en aquel listado de referencias, ya que se trata en realidad de un ensayo necesario que lleva a comprender, de una manera muy detallada y quizás demasiado exhaustiva (más de quinientas páginas donde se incluyen fotografías curiosas y esquemas para los más estudiosos) el papel que jugaron las potencias extranjeras europeas, a finales del XIX-principios del XX, en un continente que aún no hemos acabado de comprender, conocer y respetar de la manera que se merece. La etapa que retrata la obra es clave para la Historia reciente de dicho continente, 1880-1914, época en que fue víctima inocente de los caprichos de unas naciones, siete en concreto: Inglaterra, Francia, Bélgica, Alemania, Italia, Portugal y España, para las que representó una finca de recreo o mejor ese tesoro anhelado del que podían disponer libremente a su antojo. El libro muestra claramente con información minuciosa las actuaciones de dichos países, incluyendo las cruentas masacres, las violaciones, las torturas, los abusos o los repartos que se hacían sin solución de continuidad y lo que es peor con total impunidad. Aunque también se presentan datos inéditos, hechos anecdóticos, guerreros, monarcas o figuras claves, detectándose cierto halo de romanticismo que, evidentemente,  lleva inherente toda exploración de lo desconocido, ya que hay buena dosis de aventuras en la obra y todo un elenco de personajes para los que África constituía ese escenario perfecto de actuación: militares, rastreadores, políticos, expedicionarios, mercenarios, traficantes, líderes locales, cazadores o científicos, así como un enigma atractivo e ignoto. Imprescindible para los amantes de la Historia del colonialismo y sus consecuencias que aún, no hay que olvidar, marcan la actualidad.

Fátima H.

Comentarios

No hay mas respuestas