El “Planeta” de Mendoza, gracias Eduardo

Publicado el 17 October 2010
Archivado en Fátima | Salir del comentario

Me ha sucedido algo curioso en la última concesión del 59 Premio Planeta. Algo que, sinceramente, no me había pasado anteriormente: me ha causado una gran alegría. Por lo general, ha sido un galardón al que he prestado un interés mínimo, yo diría que casi de soslayo. Sin embargo, Eduardo Mendoza (el reciente ganador con su obra Riña de gatos) ha sido desde hace años alguien especial en mi mundo literario. Siempre digo que soy atípica, muy atípica, por eso les comentaré que, al contrario que a todo el mundo, a mí no me han impresionado de manera notoria La ciudad de los prodigios, La verdad sobre el caso Savolta, Sin noticias de Gurb, La aventura del tocador de señores o el Misterio de la cripta embrujada. No, no, a mí Mendoza me cautivó hace ya tiempo cuando adquirí -en formato de bolsillo- un librito que me enganchó en una historia de amor, ambientada en la Barcelona de los años 50. Aunque no soy aficionada -en literatura- a los relatos de amor, en aquella ocasión me emocioné, intrigada, a lo largo de todo el texto, mientras esperaba el desenlace, lo que iba a suceder en la trama, dado que (don Augusto) un terrateniente, mujeriego, machista y prepotente se había enamorado “locamente” de una inquieta monja (sor Consuelo), de amplias miras humanitarias, superiora de un convento cercano. Sí señores, hablo de El año del diluvio” (1992), novela que a mí me resultó curiosa, entretenida, divertida, sensible, extremadamente apasionada y en ocasiones con cierto halo de tristeza. Pero así es Mendoza y así quizá una de sus novelas menos conocidas y ¿valoradas? Ha dicho el autor -recientemente- que, en su obra galardonada con el Planeta, ha cambiado su adorada Barcelona por Madrid. Estoy segura que este cambio escénico, de nuevo, lo habrá hecho de forma inteligente, como son sus libros, como es en general toda su obra, como pienso que es él. Gracias, felicidades Eduardo.

Fátima Hernández Martín

Comentarios

No hay mas respuestas