“En manos del diablo” de Anne-Marie Garat (La otra orilla, 2008)

Publicado el 18 November 2010
Archivado en Fátima | Salir del comentario

La oscura presentación del libro En manos del diablo de la autora francesa Anne-Marie Garat (La otra orilla, 2008) actuó como incentivo a la hora de que decidiera adquirir y leer esta obra, hace un año y medio aproximadamente. Y es que la novela supera las 1.300 páginas, plasmadas en unas hojas delicadas semejantes a las de papel antiguo de los llamados “de seda”, que casi da temor tocar por miedo a desgarrarlas. No era de gran formato, al contrario, se trataba de una edición manejable. Con un título que podría llevar al rechazo, de hecho me mostré reticente en algunos momentos antes de comprarla, la novela es una ambiciosa, tenebrosa y extraña obra que nos lleva a través de unos personajes y una familia de ricos fabricantes a conocer el misterio de la desaparición de un hombre de origen húngaro (Endre) y la búsqueda desesperada que de él hace su prometida (Gabrielle). Ambientada en París a principios del siglo XX (en el año 1913), poco antes de inicarse la I Guerra Mundial y con un trasfondo prebélico importante, es en síntesis la historia de las luchas internas, los espionajes militares, los primeros ensayos biológicos y toda la política que se llevó a cabo en las principales ciudades europeas en esa época tan convulsa, que se preparaba para la contienda. Una mujer exquisita y culta, pero de escasos recursos, Gabrielle, ahonda por caminos, por lugares de la Vieja Europa (Paris, Venecia) o Birmania para solucionar la extraña desaparición de su amado, del que sólo posee un baúl que contiene unos objetos, testigos de algo oscuro que parece haber sucedido. Para ello, no tiene más remedio que entrar a trabajar como institutriz de una niña llamada Millie -cuya identidad es un misterio- en la mansión de unos importantes comerciantes, situada a dos kilómetros del pueblo francés de Mesnil. Su objetivo es espiarles a sabiendas de que conocen más de lo que cuentan, de que están relacionados con lo que ocurrió a su prometido. No, no piensen que es una novela blanda, con notas de cursilería, ni siquiera creo que se trate de una historia de amor, aunque pulule de soslayo sobre los protagonistas (Gabrielle, su amiga Dora, el enigmático Michel Terrier o al sigiloso doctor Galay), en casi todos los capítulos, en muchos fragmentos… En manos del diablo es, al contrario, una novela densa, con buena y cuidada prosa, ritmo concatenado y algo tenebroso, quizás con abuso de las descripciones, pero que nos relata acontecimientos que pudieran parecernos irreales en épocas tan lejanas. La guerra y sus vericuetos, los primeros institutos de investigación bacteriológica, las intrigas militares y políticas, así como las artimañas de todo ello, siempre han estado cerca de los hombres y sus intereses, levitando, para posarse en un momento determinado, cuando se hallan desprevenidos, utilizándoles y haciéndoles sucumbir a sus tretas. Anne-Marie Garat ha construido un relato extenso, quizás demasiado (tengan paciencia vale la pena), complejo y diferente, que nos recuerda a esas novelas magistrales del XIX, al estilo de los clásicos franceses, cuya prosa semeja mucho la de Garat. No, no se dejen llevar por el título, ¿o sí? Quizás Anne Marie ha querido decirnos algo y poco a poco lo vamos descubriendo. Los dejo en sus manos y luego hablaremos señores…

Fátima Hernández Martín

La vida hace las cosas más extravagantes con una perfecta naturalidad. Pero se toma su tiempo; va, como en sueños, lentamente, de tiempos muertos en lagunas. Sin embargo, por muy fantasioso, por muy azaroso que parezca su recorrido, llega fatalmente a su destino, que más tarde nos arroba o nos asusta, por su necesidad (página 649, 1º párrafo, línea 7ª)

Comentarios

No hay mas respuestas