LA EVANGELIZACIÓN DEL PERÚ

Publicado el 29 November 2014
Archivado en cgamez | Salir del comentario

pachacutiEl triunfo de la catequesis doctrinal del que hace mención Carlos Araníbar en la introducción, se hace patente desde el primer fragmento del texto de Juan de Santa Cruz Pachacuti, Relación de las Antiguedades, cuando en su presentación como autor, describe su genealogía y la inscribe entre “los primeros caciques que acudieron al tambo de Cajamarca a hacerse cristianos” (3). Teniendo en cuenta los terribles sucesos que tuvieron lugar en ese paraje, y que se describirán al final del libro, no deja de ser chocante cómo el autor se identifica con esa cristiandad de nuevo cuño. Así, se dedicará en los pasajes posteriores a trazar una línea lógica que permita justificar ese gesto y esa cristianización a partir de ciertos elementos de la historia de la cosmología incaica, certificando que no solo está catequizado, sino que eso es lo mejor que le podría haber pasado al pueblo inca porque a fe de Pachacuti convirtieron a sus ascendientes en “verdaderos cristianos”, rechazando cualquier trato con la idolatría o las prácticas demoníacas. Pero cabe tener en cuenta que se trata de un autor indígena y no especialmente prestigiado entre los cronistas españoles, como indica Araníbar, por cuanto debemos pensar que este primer fragmento contiene una estrategia de justificación de autoridad basada en el credo.

Si nos vamos al último de los pasajes, nos encontramos con la circularidad de un relato que se inicia mencionando Cajamarca y finaliza nombrando el mismo lugar, solo que esta vez sí narra la matanza que allí se produjo, y afirma que a partir de ese momento “llamaron a los españoles huiracocha”, lo que no deja de ser irónico. Se trata además, de una denominación de los conquistadores con elementos propios de la cultura incaica que podrían ser considerados idolátricos, o como mínimo producto de una mixtura o hibridación religiosa que certificaría también el fracaso de esa misma catequesis que menciona Araníbar. Pues al finalizar el texto, da la impresión de que la muerte de Atahualpa y las mantanzas asociadas son solo elementos externos—deus ex machina—para que el pueblo inca recupere la senda de Santo Tomás. 

Comentarios

No hay mas respuestas