“Las damas del laboratorio” (Ed. Debate, 2006) 2ª parte

Publicado el 30 November 2010
Archivado en Fátima | 1 comentario

La autodidacta Sonia Kovalevskaya (siglo XIX) fue una superdotada para las matemáticas, leía a escondidas libros sobre esta materia y hasta optó por casarse por conveniencia para salir de su país y estudiar en la Universidad. Fue la primera mujer doctora en matemáticas del mundo. Nacida en Moscú en el seno de una familia tradicional y acomodada,  entre sus amigos se incluía el propio Dostoievsky. Ella y su hermana formaban parte de un movimiento para la emancipación de la mujer. Querían estudiar en Alemania, algo impensable en aquella sociedad y época. Para ello, contactaron con un joven paleontólogo Vladimir Kovalevsky y le propusieron que se casara ficticiamente con una de ellas. Vladimir eligió ¿en un acto de total imparcialidad? a la más guapa (Sonia), pudiendo finalmente las hermanas viajar y formarse. En 1874 la Universidad de Göttinger concedió a Sonia el título de Doctor in absentia, es decir, en la distancia, (el claustro dada su condición de mujer no estaba dispuesto a hacerlo de otra manera). Tampoco nadie quería contratarla como docente. En 1888 la Academia de las Ciencias de Paris le concede un importante premio y en 1889, finalmente, es nombrada profesora de la Universidad de Suecia. Muere de una gripe pero dejando una estela importante de obras matemáticas y también literarias (le encantaba escribir). Más conocida es Marie Curie, primera mujer en obtener un Premio Nobel, junto con su marido Pierre Curie. Otra, Rosalind Franklin que obtuvo la imagen clave de la estructura del ADN, usando la técnica de difracción por rayos X, lo que permitió a Watson y Crick proponer la doble estructura (1953), quedando Rosalind sin obtener ningún tipo de reconocimiento, mientras que los antes mentados recibieron el Nobel por sus descubrimientos. Rosalind había fallecido cuatro años antes de un cáncer. Nosotros, al igual que hace Mª José Casado Ruiz de Lóizaga en este magnífico libro Las damas del laboratorio (Debate, 2006), nos hacemos la pregunta ¿habría recibido Rosalind el Nobel de haber estado viva?… Más nombradas, además de Marie Curie, son Jocelyn Bell Burnell (astrofísica), Ada Lovelace (informática), Rachel Carson (ecología) o Jane Goodall (primatóloga)… entre otras mujeres que han estado o están y han deslumbrado por sus conocimientos. Podríamos seguir, indagar más en las bibliotecas, en los registros, en los viejos y polvorientos archivos y nos sorprenderíamos, pero hay que terminar. Y para hacerlo, diré que en este apasionante libro (documentado, riguroso y ameno) sólo hay una muestra representativa, que no engloba a la totalidad, a los millones de mujeres que frente a viento y marea, en contra de leyes y protocolos, en oposición a misoginias puntuales, en un mundo que puso trabas a sus ansias de saber y transmitir ciencia, decidieron que aunque llevaban faldas, tenían tablas; que no entendían de luchas de género, y eso aún en algunos reductos… parece que no ha sido asumido completamente. En otros y por otros –afortunadamente- claro que sí. Gracias a estos últimos, saludos atentos para todos.

Fátima Hernández Martín

Casado Ruiz de Lóizaga, Mª José (2006). Las damas del laboratorio (mujeres científicas en la historia). Ed. Debate, 293 páginas.

“…Ella está por encima de los presumidos en imaginación y razón…” (Voltaire, hablando de su amiga Émilie, marquesa de Chatêlet)

Comentarios

Una respuesta para ““Las damas del laboratorio” (Ed. Debate, 2006) 2ª parte”

  1. FILÓSOFAS Y CIENTÍFICAS OLVIDADAS « filoprobando on March 18th, 2012 12:48

    […] -Las damas del laboratorio: mujeres científicas en la historia. -Ni tontas ni locas. desde este enlace podréis descargaros el texto. -Mujeres, varones y filosofía.                     […]

No hay mas respuestas