“León el Africano” o recordando a Maalouf

Publicado el 29 October 2010
Archivado en Fátima | 1 comentario

Aún recuerdo la primera vez que leí a Amin Maalouf (Premio Príncipe de Asturias de las Letras, 2010), fue de una manera circunstancial. Entré en una librería y, sin conocer previamente al autor, compré una novela histórica que me había llamado especialmente la atención: León el Africano (1986). Al acabarla, me gustó de tal manera, que la recomendé con pasión a todos aquellos que aún no la habían leído y que, posteriormente, se unieron -sin dudas- a mi entusiasmo original. El grato sabor de boca que me dejó duró un tiempo y me llevó a interesarme por el escritor y a convertirme en una de sus más fervientes seguidoras, aunque con ciertas reservas. Digo con reservas, porque aunque Maalouf me resultó apasionante, atractivo, rítmico, documentado y excelente narrador en aquella novela, mi primera incursión en su obra, los siguientes títulos que busqué con interés o adquirí al ir publicándose, paulatinamente, para ser sincera no me cautivaron de igual forma, al menos como yo hubiera deseado. Sí, eso me ocurrió con Las cruzadas vistas por los árabes, Samarkanda, Los viajes de Baldassare o La Roca de Tanios (Premio Goncourt de Novela, 1993). Ahí me detuve, ahí lo dejé un tiempo apartado. En mi humilde opinión, y con permiso de los eruditos, diré como atenuante, que quizás no sea el autor que a mí me conmueve como otros lo hacen; a lo mejor su prosa no me ha enamorado lo suficiente como algunos lo han hecho; puede ser incluso que no he comprendido su forma de hacer literatura en las obras señaladas, quizá no. Aunque a veces creo que el principal motivo es que aquel recuerdo entrañable que me dejó saborear las aventuras y desventuras del intelectual y pensador Hasan bin Muhammed (Giovanni Leone di Médici, como lo rebautizó el Papa león X), más conocido como León el Africano, desde los hermosos parajes de su Granada natal, pasando por Fez, Tombuctú, Constantinopla, El Cairo o Roma y conocer personajes -en su historia- como Carlos V, Barbarroja, Los Reyes Católicos, los Médici o Soleimán, no ha sido superado a posteriori. Sus viajes, sus experiencias, su cautiverio, sus conocimientos y hazañas, que dejaron sorprendidos a muchos en su época, me acompañaron en numerosas y soleadas tardes de un otoño, hace ya algunos años, y esto nunca pudo ser eclipsado por sus restantes obras, aunque sean de tal calidad que los entendidos y expertos hayan considerado a Maalouf merecedor de un Príncipe de Asturias de Las Letras. Felicidades.

Fátima Hernández Martín

Comentarios

Una respuesta para ““León el Africano” o recordando a Maalouf”

  1. Carlos Villanueva on October 29th, 2010 23:00

    Quizá te falte por leer ‘El jardín de luz’, pero para conocer más registros distintos lee, si no lo has hecho, ‘El primer siglo después de Beatriz’

No hay mas respuestas