MATAR A UN RUISEÑOR, DE HARPER LEE

Publicado el 28 October 2017
Archivado en General | Salir del comentario

Publicado en 1960 y galardonado con importantes premios, este clásico literario de la escritora estadounidense Harper Lee sobresale por abordar temas como la desigualdad racial, la violación y sobretodo la destrucción de la inocencia. Su particularidad y los elementos propios de la novela policíaca consiguen una publicación que sin importar el paso del tiempo continua teniendo la misma gran acogida que le sirvió para haberse quedado con el premio Pulitzer de Ficción.

Es de señalar que esta gran muestra de la literatura estadounidense se encuentra plenamente inspirada en la familia y los vecinos de la autora, además de tomar como referencia un hecho concreto que tuvo lugar en una ciudad cercana cuando esta brillante mujer apenas tenía 10 años.

Una novela con alma y corazón: Matar a un ruiseñor

A través de un estilo sutil y fluido, la autora se encarga de enlazar la narración de las diferentes escenas para que el lector pueda tener a su disposición las diferentes perspectivas que ofrece el personaje principal al relatar los acontecimientos tanto como niña como mujer ya adulta.

En matar a un ruiseñor, de Harper Lee a pesar de la ambientación dramática es posible encontrar un refrescante aire de humor en medio de la vida sureña que se describe. El simbolismo hacia los pájaros cantores no solo es empleado para dar nombre al libro, también es un medio para representar la inocencia que pareciera quedar en el ultimo rincón a causa de las circunstancias planteadas.

Reseña del libro

En un pueblo del sur con claras distinciones entre blancos y negros, tiene lugar el juicio donde un hombre de color es acusado de violar a una chica blanca. El abogado es Atticus, padre de Scouth Finch, quien es la encargada de relatar la historia, y de Jem quien es el hermano mayor.

La vida de esta familia cambiará drásticamente pues las críticas y burlas por defender a un “negro” dejarán consecuencias especialmente en la infancia de los niños.

 

 

Comentarios

No hay mas respuestas