MUJERES QUE CORREN CON LOS LOBOS

Publicado el 16 June 2017
Archivado en General | Salir del comentario

Hablaremos de una propuesta literaria relacionada con el mundo de la psicología femenina donde su autora la psiquiatra norteamericana Clarissa Pinkola Estes aprovecha para referirse al papel de la mujer moderna, al tiempo que invita al autoconocimiento para hallar nuevamente esa creatividad e intuición tan propias del interior femenino.

Un libro para recuperar la fuerza interior: Mujeres que corren con los lobos

La narración de Pinkola se encuentra pensada para crear impacto y despertar a la mujer de esa especie de letargo en el que pareciera encontrarse, para ello se arma con todo su acervo cultural hasta destacar las más relevantes facetas femeninas al tiempo que deja en el aire valiosas frases inspiradoras. Publicada inicialmente en 1992, la obra busca sacar a flote esa especie de “vida secreta” que al parecer a muchas mujeres se les ha obligado a llevar.

Si bien el texto en ciertos apartados podría merecer una relectura por su profundidad, Mujeres que corren con los lobos, de Clarissa Pinkola Estes emplea el análisis de relatos infantiles al igual que mitos interculturales para ayudar de alguna manera a que las féminas retomen lo trascendente de su esencia.

Reseña del libro

Juzgando a la mujer desde la atemporalidad, la autora se refugia en las tradiciones a las que ha tenido acceso desde su infancia para generar ejemplos de los comportamientos y distintas conductas femeninas, es de esta manera que orienta su relato hacia el ejemplo que nos ofrecen los ciclos de la naturaleza, pues considera que estos son el mejor ejemplo para lograr el respeto por la denominada sabiduría femenina.

Dejando en claro en potente llamado al reencuentro con la dimensión espiritual, este libro busca proponer los medios para darle espacio al yo profundo que haga posible el dejar de considerar la belleza física como una necesidad para poder encontrar un espacio en el mundo.

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios

No hay mas respuestas