NOVELA NEGRA: UNA APUESTA ESTÉTICA

Publicado el 18 January 2013
Archivado en cgamez | Salir del comentario

En un momento en que la sobresaturación de novelas negras europeas es un hecho más que evidente, especialmente si nos atenemos a lo que se escribe en el norte del continente, es interesante volver a las fuentes, a los primeros en contribuir a esa etiqueta que se ha dado en llamar novela negra europea. En especial, porque desde que la literatura nórdica a tomado el testigo en este género tras el “éxito Larsson”, huele mucho a interés meramente comercial toda la literatura negra que proviene de allí, como años antes lo hacia toda novela histórica que se preciara.

Es por eso que el vuelto a Los mares del sur, de Manuel Vázquez Montalbán, el primer éxito de la “saga Carvallo”. Y, tras las criticas del párrafo anterior a la excesiva comercialidad de la novela negra escandinava (obviando a Mankell, desde luego), no olvidaré las varias críticas que se le hicieron a Vázquez Montalbán por su casa en Vallvidrera, y su casita en L’Empordà, sus continuas visitas a restaurantes y sus giños hacia la Gauche Divine. No los olvidaré. Pero debo decir también que tras la escritura de Los mares del sur subyace una apuesta estética mucho más que una apuesta comercial “a la escandinava”. Además del tributo  Dashiell Hammett y la narración del proceso de una persona desde el comunismo más idealista al más puro escepticismo, de las páginas de esta novela negra excelentemente bien escrita, con una simbología sobre la transición muy bien construida, se desprende la ansiedad de una persona que domina el arte de narrar pero que pertenece a las clases populares, de ingresar en la literatura popular por la puerta grande, mucho más que seguir adscrito a la literatura literaria que tanto pregonan algunas bitácoras, que no deja de ser el refugio de una élite.

Comentarios

No hay mas respuestas