OTRA CIENCIA-FICCIÓN

Publicado el 13 September 2012
Archivado en cgamez | Salir del comentario

Eso es lo que consigue hacer Jonathan Lethem con novelas como Cuando Alice se subió a la mesa, tercera obra de su extensa producción que alcanzaría el éxito de público y crítica con libros como La fortaleza de la soledad o Huérfanos de Brooklyn.

En Cuando Alice se subió a la mesa, evidente homenaje a la Alicia de Lewis Carroll tal como indica el mismo título, no nos encontramos con un mundo fantástico, ni con ciencia-ficción al uso. Nos encontramos con la realidad, o con lo que las convenciones sociales determinarían como realidad. En concreto, con la realidad que se respira en el campus de una ficticia universidad del norte de California, con la relación entre un antropólogo y una investigadora en física. Hasta que aparece “la ausencia” y lo cambia todo. ¿Y qué es la ausencia? El producto de una investigación en física para tratar de crear un universo en miniatura. Un experimento fallido que produce un ente que arrebata a Alice (la investigadora en física) de los brazos de su amado Philip (el antropólogo). Y este debe reaccionar, lo que sí dara lugar a universos fantásticos.

Cabe decir que el enfrentamiento entre ciencias y letras que se expone en la novela está narrado de forma brillante y respaldada por una escelente documentación. La ironía de Philip, el narrador, alcanza tanto a los postulados de la física teórica como a las bases de la antropología social. Así que el lector queda convencido de lo relativo de ambos conocimientos. Otro tipo de ciencia-ficción altamente recomendable.

Comentarios

No hay mas respuestas