“Picnic en Hanging Rock” de Joan Lindsay (Impedimenta, 2010)

Publicado el 6 April 2011
Archivado en Fátima | Salir del comentario

Reconozco que los títulos que publica la editorial Impedimenta me fascinan, todos sin excepción. Además, hasta me desvelan algunos interrogantes que se me plantean, como es el caso del origen de una película que visioné hace años -dirigida por Peter Weir- y que me dejó una extraña sensación de…cómo decirles: desasosiego quizás. Porque esa película -que yo he intentado recordar mucho tiempo- estaba basada en la novela “Picnic en Hanging Rock” de la escritora Joan Lindsay (1896-1984), una de las novelistas australianas mejor valoradas, ya que esta obra -que les reseño- está considerada una pieza de culto de la literatura anglosajona. Australia en el año 1900 ¿qué ocurrió realmente en el extraño paraje, rodeado de vegetación, llamado Hanging Rock (cerca de Melbourne) cuando un grupo de jóvenes de un internado exclusivo (colegio Appleyard) y algunas de sus profesoras deciden ir de excursión a esas enigmáticas rocas el día de San Valentín? ¿Por qué tres de las chicas y una de sus profesoras desaparecen misteriosamente?. Australia salvaje, inmensa, desconocida…engulló en el interrogante a estos personajes, enclavados en la austeridad y la rigidez victoriana de principios del siglo XX. Cuando una de las jóvenes regresa, presa de pánico y sin poder explicar nada, nadie se explica qué sucedió. Personajes envueltos en la sospecha; la adusta directora, señora Appleyard; institutrices que quizás sepan demasiado; intransigentes padres, dueños de inmensas fortunas; relaciones de lealtad inquebrantable, el médico, el jardinero, el cochero…policías, niñas que callan…toda una atmósfera agobiante que llega incluso a crear sensación de ansiedad al lector, añade interés a una trama que atrapa, planteada además mediante una prosa exquisita y culta, que nos hace estar pendientes del resultado final de la investigación que, poco a poco, se va desvaneciendo con el paso del tiempo, como si se diluyera, aunque a sabiendas de que la tragedia sigue latente en el pensamiento y en la vida de todos.

Fátima Hernández Martín

Comentarios

No hay mas respuestas