“Por qué se pelearon los dos Ivanes” de Nikolai Gógol (Ático de Los Libros, 2010)

Publicado el 30 September 2010
Archivado en Fátima | Salir del comentario

En ocasiones me pregunto ¿por qué los clásicos gustan, enriquecen y enternecen? la respuesta la obtuve, de manera precisa, mientras terminaba el libro “Por qué se pelearon los dos Ivanes” del autor ruso Nikolai Gógol (siglo XIX) que Ático de los Libros ha editado como primero de una colección titulada “Breves del Ático”, y al que siguen títulos como“El fondo Coxon” de Henry James o “El escándalo Lemoine” de Marcel Proust. Dicha colección –de reciente aparición- presenta formato sencillo, tamaño pequeño, es manejable y adaptable; y recupera, para todos nosotros, de los autores de siempre sus obras más desconocidas o al menos las que no han sido tan divulgadas. Mientras hojeaba y ojeaba el librito, realmente así es como me apetece denominarlo con ternura, comprendí lo que comentaba al principio de esta reseña: que la sencillez de la prosa puede esconder enseñanzas magistrales, hechos curiosos, detalles costumbristas, anécdotas lustrosas, escenas caprichosas y llevarnos de la mano de los grandes, como es el caso de Gógol, a vivir unos días en un tranquila localidad de la Rusia del XIX (el pueblo de Mirgorod) y observar estupefactos la manera en que dos hombres: Iván Ivanovich e Iván Nikiforovich que han sido –toda la vida- entrañables amigos, cómplices, camaradas, afectos y aliados inseparables, pueden llegar a enfrentarse, de manera brutal, por una nimiedad como es la posesión de una escopeta, o la denominación de “ganso” que uno le hace al otro, todo ello alentado por la tozudez que a menudo –nos ha pasado a todos- embarga nuestra existencia, nuestra vida cotidiana. Gógol sólo ha necesitado un pueblo perdido en la estepa rusa, un lenguaje sencillo y su forma peculiar de escribir y relatar, para darnos toda una lección acerca de lo que se puede perder por mantener posturas intransigentes en la vida. Nada ha cambiado desde otrora hasta ahora ¿no les parece?

¡Ah por cierto! realmente deliciosa la colección, señores. Además ya se sabe lo que dice el refrán…” Lo bueno, si es BREVE… del ÁTICO, dos veces bueno”

Fátima Hernández

Comentarios

No hay mas respuestas