RIGOBERTA MENCHÚ O LA CRISIS DEL TESTIMONIO

Publicado el 17 April 2014
Archivado en cgamez | Salir del comentario

menchúSiguiendo con el análisis del testimonio latinoamericano como género literario, en el que estamos trabajando estas últimas semanas, hoy le toca el turno al libro que destapó la caja de los truenos de la crisis del testimonio en la que estamos instalados en la actualidad. Se trata del libro de testimonio de Rigoberta Menchú: Me llamo Rigoberta Menchú y así me nació la conciencia, compilado por la antropóloga Elizabeth Burgos.

El texto está sabiamente compuesto. Menchú elige pasajes dramáticos de su vida y los combina con completas narraciones de ritos tradicionales del indígenas mayas de Guatemala, además de narrar la crisis y el crecimiento personal de una persona desde su comunidad indígena hasta comprender el mundo, siempre con la misma finalidad: tratar de preservar la cultura maya frente al atropello al que estaba siendo sometida en ese momento.

¿Por qué entonces este texto tan inteligentemente construido constituye la piedra de toque de la crisis del testimonio? Porque en 1999 el antropólogo David Stoll publicó un libro en el que demostraba que algunos de los datos que figuraban en el testimonio de Menchú eran falsos o estaban tergiversados. Datos no banales como la muerte de un hermano, la muerte del padre o el hecho de que Menchú no era una analfabeta en su infancia como había pretendido afirmar en su testimonio.

Podría decirse que estos datos son insignificantes si los comparamos con la denuncia de Menchú. Pero en el libro también aparece un detalle importante que he dejado para el final: la justificación de la violencia guerrillera. Y ese punto es determinante. ¿Cómo se puede aceptar un mensaje de justificación de la violencia de una persona que miente o tergiversa la verdad? Se me antoja incomprensible que los movimientos revolucionarios latinoamericanos no tuvieran en cuenta las palabras de Albert Camus respecto a la guerra de Argelia, aquello de que no se puede combatir el terror con el terror.

Comentarios

No hay mas respuestas