TERRIBLE ALEGORÍA

Publicado el 17 July 2014
Archivado en cgamez | Salir del comentario

esclavosEn el día en que se descubre que un conocido orfanato de Michoacán, en México, podría ser la tapadera para explotar a niños en régimen de semiesclavitud, decido hablarles de la novela Los esclavos, la primera de Alberto Chimal.

Terrible coincidencia, aunque yo no creo en las coincidencias. Tendré que explicarme. El texto de este magnífico cuentista se interconecta con ciertas tendencias estéticas y argumentales de la literatura latinoamericana reciente. Así, entre sus páginas uno recuerda las referencias al cine porno latinoamericano que utiliza Bolaño, el gusto por el fetichismo de Barbie, la nouvelle del venezolano Slavko Zupcic, o las complejidades escatológicas de Mario Bellatín, que aparece citado de forma solapada en la novela.

Pero más allá de los referentes literarios, la novela encierra una profunda alegoría de la sociedad mexicana. El relato consta de dos historias que se entrelazan: la joven explotada por su madre para hacer películas porno y prostituirse con altos cargos de online slots la policía y el gobierno. Y el padre de familia sumiso que inicia una absorvente relación masoquista con su amo, que no es otro que uno de sus jefes en el trabajo, además de tratarse de una persona significada en la alta sociedad mexicana. Ambos protagonistas se relacionan, actúan, son esclavos. El escritor parece decirnos que buena parte de la sociedad mexicana se encuentra en esa situación frente a una serie de personas que los explotan que, si bien no forman obligatoriamente parte de la clase alta, sí tienen relaciones con ellos. Una terrible alegoría en el día en que descubrimos a partir de la acusación a un conocido orfanato que lo alegórico podría ser verdad.

Comentarios

No hay mas respuestas