Tres Tristes Tigres

Publicado el 22 March 2010
Archivado en alf940 | Salir del comentario

http://www.youtube.com/watch?v=IQVMQR3DQIQ

Entrevista con Guillermo Cabrera Infante

El amante de la literatura en castellano siempre tiene donde volver la mirada y los considerados ya unos clásicos del otro lado del Atlántico constituyen un filón de donde extraer el placer de la lectura. Así Juan Rulfo con su Pedro Páramo, o Carlos Fuentes en La región más transparente; Alejo Carpentier y Los pasos perdidos; José Lezama Lima  en Paradiso ; Mario Vargas Llosa en La ciudad y los perros y la definitiva “Cien años de soledad” del más notable de todos, Gabriel García Márquez y no sólo por el premio universal conseguido.

Faltan muchos, Jorge Luis Borges por ejemplo, pero esto es un medio breve: ya habrá tiempo de ir añadiendo algunos más aunque de hoy no pasa que lo haga con Guillermo Cabrera Infante que ya comenzó a embaucar a sus lectores con “La Habana para un infante difunto” -una memoria infantil que termina como una fantasmagoría del sexo- hasta desembocar en “Tres Tristes Tigres”, su obra más famosa, su galería de voces.

Esta obra que obtuvo en 1964 el Premio Biblioteca Breve (Seix Barral, 1967) tiene un título que obedece a un trabalenguas popular cubano con el que pretende resaltar la idea del juego del lenguaje y la presencia de la oralidad: da mucha importancia a una concepción de la literatura en que prima el lenguaje en si sobre los contenidos: “Para mí escribir, hasta lo que usted llama literatura seria, es un juego. Los juegos de palabra son palabras cuyo significado depende del juego; es el jugador quien dispone los movimientos”.  Así piensa unos de los últimos premios Cervantes, el argentino Juan Gelman: más importante que el mensaje en si es cómo se dice.

La novela aparece dividida en varios bloques: en el primero una mujer  narra en primera persona, en una lengua coloquial, una anécdota de su infancia;  el bloque siguiente, sin aparente articulación con el anterior se presenta en forma de una carta que asume la forma del habla oral, de una traducción de la oralidad a la escritura sobre la base de uno de los dialectos cubanos, mediante la cual se refiere la historia de Cuba Venegas y su llegada a la Habana y un tercer bloque se define por la presencia de otra voz monologante en dialecto afro-cubano centrado en la historia de Magalena Cruz.

Una forma más de experimentación literaria que tiene su encanto adobada con los temas que siempre apasionaron al escritor que residió en Londres desde su voluntario exilio de Cuba: La Habana, la literatura, la jerga de la ciudad, el cine, la música y “también la nostalgia y la noche”

Comentarios

No hay mas respuestas