Un premio para Bainbridge

Publicado el 17 February 2011
Archivado en Fátima | Salir del comentario

Nos llega la información relativa a la concesión (a título póstumo) de un premio literario Man Booker Prize (Best of Beryl Booker Prize) a la escritora inglesa Beryl Bainbridge (Liverpool, 1932; Londres, 2010). Recordemos que la editorial Atico de los Libros publicó hace algunos meses una de las novelas de esta autora, auténtica dama de las letras inglesas, en concreto “La cena de los infieles” (septiembre, 2010) y dentro de poco tiempo (finales de febrero de 2011) lanzará al mercado otra de sus obras, “La excursión”. Leí la primera de ellas, “La cena de los infieles”, coincidiendo con su aparición en librerías y aunque no es el tipo de literatura que me seduzca especialmente, prefiero la novela histórica, reconozco que me resultó curiosa y distinta. Bainbridge relata en pocas páginas (el libro es manejable y la presentación de Ático es cómoda), la relación tragicómica, compleja y adúltera de una pareja. Él (Edward, casado) y ella (Binny) se conocen en una fiesta e inician una relación que pretenden llevar a cabo clandestinamente, es decir, sin que la esposa se percate de la misma. Para mantener esta situación y además complacer a Binny, Edward organiza -en su honor- una cena cuyo objetivo es presentarla “oficiosamente en sociedad” a sus amigos más íntimos, cómplices de su historia de amor, con la intención de parecer ante todos una pareja “como las demás”, pero a última hora las cosas se complican y lo que se dibujaba como una velada tranquila se transforma en una situación inesperada y muy comprometida. Bainbridge cuenta esta historia con cinismo, ironía, humor soterrado, dureza en ocasiones, sin olvidar añadir algunas notas de caos en personajes y circunstancias, haciéndonos partícipes de un engaño que a los protagonistas, en cada nueva página, les resulta más difícil “perpetuar”. En síntesis, la obra nos viene a demostrar que si nuestra vida es transparente –sin dobleces, ni lecturas ambiguas- es mucho más llevadera, que cuando la complicamos con enredos o mentiras, que nos exponen con mayor vulnerabilidad a que cualquier suceso imprevisto pueda ocurrir a lo largo de una jornada y haciendo que el futuro no sea, casi nunca, como planificamos “a priori” cada mañana.

Fátima Hernández Martín

Como ejemplo del espíritu inconformista y rebelde de esta autora, cabe señalar la anécdota que protagonizó junto a la reina Isabel II de Inglaterra, a la que no reconoció en una recepción. Al coincidir con ella, dicen que le comentó despistada…Esta fiesta es una lata ¿no le parece? Al poco tiempo, la reina le concedió el título de Dame.

Comentarios

No hay mas respuestas