“Un sombrero lleno de cerezas” de Oriana Fallaci

Publicado el 6 April 2010
Archivado en Fátima | Salir del comentario

Cuando me regalaron “Un sombrero lleno de cerezas”, la obra póstuma de Oriana Fallaci, fui reticente. De hecho, la relegué a un rincón de la biblioteca. La autora no me había resultado atrayente en los últimos tiempos y desconocía el motivo.Quizás debido a ese halo de polémica que la rodeó y que me hizo erróneamente rechazarla. Por eso, el día que la rescaté de la placidez del estante me llevé una grata sorpesa. Esta novela, deliciosa y bien plasmada, habla acerca de una saga familiar, la suya, pero también es el retrato detallista y cronológico de Italia desde el siglo XVIII, casi coincidiendo con la Revolución Francesa. Personajes y hechos memorables se suceden, como Napoleón entrando en Florencia, el ímpetu de Garibaldi, el bullicio intemporal en el Puente Vecchio y especialmente la figura de Catherina, fémina sencilla y fascinante, una antepasada rebelde y luchadora, cuyo afán por cultivarse hace que acabe enamorándose de su marido sólo porque le enseña a leer y escribir. Curanderos, alcahuetes, frailes y un lugar -Chianti- lleno de aromas vinícolas y cipreses esbeltos. Expolios de arte en la Toscana, constantes a lo largo de años; costumbres, creencias, hambrunas, batallas y como hilo conductor, la narración curiosa, cruda e irónica de su familia, que ella ha transmitido de forma diferente. Porque he redescubierto que eso es Fallaci, una excelente escritora… distinta. Al acabar de degustar la extensa obra, que supera las ochocientas páginas, no pude olvidarla. Su autora relató como un magistral corresponsal de guerra, y ante su esperada muerte, sencillamente la propia vida. Cambié de ubicación el libro…gracias Oriana.

F. Hernández

Comentarios

No hay mas respuestas