Una recomendación: Literati de Barry McCrea (Ediciones Destino, 2006)

Publicado el 16 July 2010
Archivado en Fátima | Salir del comentario

Descubrí Literati de forma casual, un día que buscaba entre ofertas de ediciones no muy recientes. Aunque me costó decidirme porque no era una novela histórica –mi temática favorita-, al final en un súbito movimiento lo tomé de su estante. Les aseguro que no me he arrepentido, porque me zambullí en una historia compleja y enredante que me impedía dejar el libro cuando ya mis fuerzas no me permitían seguir leyendo. El ambiente se sitúa en la Universidad de Irlanda, en concreto en el Trinity College de un Dublín, con su ambiente frío de claustros, alumnos y bibliotecas. Enigmático, narra el juego literario –basado en las sortes de los clásicos- a que se prestan unos estudiantes de dicho centro, un juego del que el protagonista central –con conflictos personales intensos- se ve con dificultades para desengancharse. Casi al inicio de su lectura te sientes fascinado por la trama, intrigado por el misterio, deseoso de descubrir qué está pasando, algo que se resisten a contarte -de momento- sus protagonistas. Pero sobre todo es el ambiente lo que, desde mi punto de vista, está mejor logrado, mejor incluso que la traducción. Además, conozco el lugar, lo visité hace un tiempo y cuando vas avanzando en la obra, casi sientes en tu piel, el frío, el viento, la humedad de la piedra antigua, las viejas y cálidas tabernas, los edificios de un Dublín, salpicado por casas georgianas que ocultan misterios de otrora y de ahora, y que resulta inhóspito y al mismo tiempo entrañable y acogedor. El autor Barry McCrea (1974) creció en Dublín y se licenció en literatura francesa y española en el Trinity College, además es Doctor en literatura comparada y profesor en la Universidad de Yale. En síntesis, obra ideal para las noches de invierno, arropados bajo una manta, o en pausadas y tranquilas horas vespertinas de estíos que agradecemos por su descanso reparador, para todos los tiempos, para todos, para dejarnos cautivar por un juego curioso y claustrofóbico que llevan a cabo unos adolescentes y que deseamos saber cómo va a terminar desde las primeras páginas. Original y diferente, por cierto, el final es sencillamente…extraño, pero inesperado.

Fátima Hernández

Comentarios

No hay mas respuestas